El peligro del turismo de bisturí

Si América del Sur se convirtió hace años en la meca para retoques de cirugía estética low cost, ahora son Túnez o Marruecos los edenes elegidos para hacerse liposucciones, cirugía mamaria, lifting facial, rinoplastia y blefaroplastia, aprovechando las vacaciones de verano.

Y Turquía es el destino de peregrinación de todos los alopécicos que, atraídos por la publicidad online de las 250 clínicas repartidas por el país otomano, creen que van a la tierra prometida para repoblar sus cabezas.

Los paquetes vacacionales, que se realizan por internet y están elaborados por mayoristas médicos, incluyen hoteles de cuatro o cinco estrellas, y a veces servicios extra como sesiones de spa y excursiones al desierto del Sahara o Sidi Bou Said.

Puedes ampliar la información desde aquí. Blogs ABC