Sarcomas de partes blandas: Actualización en guías diagnóstico-terapéuticas

Los sarcomas de partes blandas son un grupo heterogéneo de neoplasias de origen mesenquimal, entre las que distinguimos más de 50 subtipos histológicos. Presentan una incidencia de 4-5 casos por cada 100.000 habitantes/año y suponen el 1% del total de neoplasias malignas diagnosticadas.

 

Este tipo de tumor aparece más frecuentemente en las extremidades inferiores y en varones mayores de 50 años. Como principales factores de riesgo se han descrito la radiación de la zona previamente y determinadas enfermedades genéticas como la Neurofibromatosis tipo I. Normalmente se presenta como un “bultoma” que el paciente suele relacionar con una actividad física o un traumatismo previo, aunque también puede presentarse con dolor y parestesias si su localización es en las extremidades.

En el diagnóstico destaca la Resonancia magnética como el Gold estándar como técnica de imagen. Además, si sospechamos malignidad, antes de realizar la extirpación del tumor deberemos obtener un diagnóstico anatomopatológico del mismo con una biopsia de aguja gruesa.

En cuanto al tratamiento cabe destacar que la cirugía es su pilar fundamental. Antiguamente se tendía a realizar amputación de la extremidad, actualmente y gracias a la evolución de las técnicas reconstructivas llevadas a cabo por los Servicios de Cirugía Plástica se conserva el miembro en cerca del 90% de los casos, alcanzando resecciones e índices de supervivencia similares a los obtenidos con la amputación. Lo más importante en la resección de sarcomas de partes blandas es “no ver el tumor y hacerla a la primera”.

Es importante el uso de terapias adyuvantes en este tipo de neoplasias como la radioterapia o la quimioterapia.

Todo esto nos lleva a concluir que es necesario el abordaje multidisciplinar para este tipo de patologías, así como la creación de comités conformados por distintas especialidades (cirujanos plásticos, oncólogos médicos, oncólogos radioterápicos, especialistas en radiodiagnóstico y anatomopatólogos) para favorecer la asistencia integral del paciente.